Lee con atención la siguiente historia de dos hermanas gemelas que van a un baile escolar.

Ana está deseando que llegue la noche. Ella ya ha imaginado en su mente a todos los chicos con los que quiere bailar y está esperando ansiosamente bailar y divertirse.

Paty también está imaginando cómo será su noche. Ella ha establecido en su mente la idea de que nadie bailará con ella porque siente que su hermana la eclipsará. Ella ve la noche como aburrida y frustrante mientras se siente completamente sola.

Llegado el momento, Ana entra al salón de baile llena de emoción. sus ojos brillan con la alegría de la noche. Ella sonríe a todos, se ríe y bromea con sus amigos y, naturalmente, un niño tras otro se le acerca y la saca a bailar.

Paty ve como su hermana capta toda la atención y se siente totalmente abatida. Se aísla, se niega a mirar a los ojos a nadie, se siente totalmente rechazada y con moretones emocionales, y se sienta en el lugar más oscuro del salón esperando que nadie note su dolor.

Ambas chicas obtienen exactamente lo que esperaban obtener. Su estado mental ha gobernado sus acciones y convirtieron en realidad lo que pensaban.

Ahora ve con detenimiento el proceso de pensamiento de cada una de ellas.

Ana fue a la fiesta concentrada completamente en cómo iba a beneficiarla. No albergaba dudas sobre su capacidad para triunfar y así cumplió su propia profecía.

Paty tenía las mismas ventajas que su hermana. Después de todo, ella se veía idéntica, pero permitió que alguien más nublara su propia autoimagen. Se dejó ensombrecer, y eso fue exactamente lo que sucedió.

Ana no trató de estropear la noche de su hermana, su enfoque era interno, no externo, pero debido a que Paty estaba totalmente enfocada en lo externo, sus habilidades internas se bloquearon y no pudieron brotar.

Piensa en eso hoy…

¿Estás determinando tu vida a través de tus propias percepciones y acciones o a través de lo que alguien más crees que piensa y hace?

Enfócate en lo que quieres de tu vida, no en lo que crees que están haciendo otras personas.

¿Eres una Paty o una Ana?


Leave a Reply

Your email address will not be published.